LARGAS NOCHES, DULCES SUEÑOS

Ninguna grúa sobre el dock, ni el hielo cubría la ciudad, ni había humo de fábricas, todo eso no había muerto, ni siquiera había existido. Todo era silencio en la siesta para convertirse luego en una ciudad fantasma.
Mientras en el país una alianza llegaba al poder, en un pueblito alejado como Las Flores tejíamos otras un poco menos serias, (aunque a estas alturas y con la historia de testigo sería por lo menos discutible).
Señalados y acusados por una corte de idiotas, ocupábamos todo nuestro tiempo que por cierto abundaba más que el dinero, en una cruzada hereje; JUANA DE ARCO.
La formación era: Mauricio batiz en bateria, Marcelino garcia y Juampi medrano alternando guitarra y bajo y duilio puente en guitarra y voz. Con este nuevo encuentro estuvimos a punto de debutar en una fiesta estudiantil, pero esto nunca llegó a ocurrir.
En nuestras cabezas ya daba vuelta la idea de una banda con identidad propia pero siguiendo el pulso de ese primer intento.
Los sueños iluminaban los inocentes ojos o quizás era el brillo que da el alcohol cuando está alegrando el alma, pero lo cierto es que en un kiosco de la avenida San Martin dábamos forma a una locura que duraría eternamente. Esas mentes viajaban más rápidos que la fila de autos que asomaban tras sus ventanillas esas tristes caras.
El invierno golpeaba fuerte, sin embargo al calor de una ilusión, nos encontrábamos una sociedad de soñadores en jornadas que duraban lo insospechado, largas horas en una pieza que no resistía el continuo uso y abuso (El Sucucho).
Finalmente un 23 de julio debutaba BOTELLAS VACIAS en un oscuro pub a la vera de la ruta 3, con Juampi Medrano y Duilio Puente (guitarras), Diego Maldonado (bajo), Carly Gigena (bateria) y Fabián Fernández (voz).
El plan ya se había puesto en marcha, solo restaba invadir por completo la ciudad. En poco tiempo el nombre llegaba a todos los oídos y las fechas se seguían sumando por lo que comenzábamos a mostrar un caótico cassette grabado nada más y nada menos que en el primer show, un verdadero descaro.
Empujados por la ansiedad y el valor de la edad, en un viejo micro recorrimos las ciudades vecinas para llevar nuestro rock and roll urgente. Muchas de estas giras terminaban en verdaderas frustraciones con episodios policíacos incluidos y resacas vomitívas dentro del colectivo. Según cuentan los testigos el mismo estaba adornado por unas veraniegas palmeras, el nombre de un grupo de cumbia estampado en sus laterales y piloteado por un tal gaucho Pereyra.
Al ritmo que proponía la banda buscábamos algo más que una simple diversión al agobiante aburrimiento pueblerino, entonces grabamos nuestro primer demo a cargo de Roberto Truco, operador de fm Alpha, radio que ayudaba a la difusión.
Si bien ya varios integrantes residían en La Plata, algunos más nos sumábamos y nos proponíamos tocar en la capital de la provincia de Buenos Aires.
Un par de años después volvíamos a grabar otro demo, esta vez de la mano de un invitado permanente de la banda, David Chiqui Noguera. Este material salió a la luz mucho tiempo después de lo pautado ya que por algunos problemas Faf se alejaba del micrófono.
En ese momento experimentábamos la primera, aunque no la única dificultad dentro del grupo, siendo Mario Luján quien se haría cargo de la voz en ese accidentado demo .Luego junto a Familiares de la Victima, otra banda florense, tocábamos por primera vez en capital federal.
Más adelante volveríamos a tener una nueva baja, esta vez quien dejaba el barco era Carly, quien era suplantado por Sergio Guevara solo en un par de recitales, ya que no se supo más de él.
En esta dudosa situación fuimos invitados a grabar “FLORES NOCTURNAS” para el cortometraje: “El paraíso viviente”, en el que no sólo contábamos con batero invitado (del que no se recuerda su nombre) sino que además el tema fue cantado por Pablo Pupato, el propio director del filme. Este amigo fue quien financió a la banda en la compra de equipos en sus comienzos.
Aún hay rumores de que no hemos saldado completamente la deuda, que por otro lado jamás ha sido reclamada por tan particular financista.
Luego Riders se subía a la batería, pero nuevamente nos quedábamos sin cantante, por lo que ya hartos de búsquedas, Duilio pasaba directamente y sin pensarlo a cantar.
La tormenta seguía pegando pero siempre testarudos continuábamos firmes. Un inconveniente por parte de Riders horas antes de un recital, hizo que recurriéramos (recordando su pasado de baterista en otras bandas) nuevamente a Faf, que en un generoso gesto aceptó tocar esa noche y en la grabación de un e.p.
A punto estuvimos, luego de una reunión, de firmar contrato con Esteban Mellino pero los términos para la grabación del primer disco no nos parecieron justos, de este modo no cerrábamos trato con el recordado “profesor Lambetain”.
Luego de esta experiencia llegábamos a la conclusión que podíamos producir un disco en forma independiente, y así lo hicimos, además de grabar el video clip correspondiente.
Como todo en este largo viaje el viento nos volvía a soplar en contra, esta vez Duilio dejaba la banda, lo que fue un fuerte golpe en el seno del grupo y dejaba un gran agujero negro en cuanto a la continuidad.
Igualmente logramos rockear un par de años más sumando a un nuevo guitarrista Dante Pupillo y como ya lo había hecho en uno de los temas del disco oficial, pase a cantar.
Y como todo camino llega a destino, encontré el mío después muchas historias y años compartidos.
Seguramente extrañare tantos lindos recuerdos, pero quedo en la compañía de grandes amigos que la vida y la música me han sabido regalar .Apostando al futuro en donde “el trabajo es enorme y la recompensa, modestísima: he allí una empresa atrayente para los hombres de corazón” (gracias Alejandro Dolina por tan ilustrativa frase).